Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Qué me pongo hoy
¿Pero en qué mes estamos?
Les puedo asegurar que hoy es viernes, 24 de octubre, último fin de semana de mes y sí, estamos en otoño, aunque las tem...
  Háganos su página de inicio   |   Añadir a favoritos Editor: Gregorio Fernández del Amo  
 
en
en
Año 8 - Nº Ediciones 2230. Viernes, 24 de octubre de 2014
El triángulo de Bermúdez
Actualizado 26 septiembre 2011  
   Imprimir  |   Enviar  |  
extraconfidencial.com

El verdadero protagonista de la última decisión de la Audiencia Nacional sobre el Faisán se llama Javier Gómez Bermúdez. Un "juez estrella", aunque siempre renegó de los jueces estrella. Un juez que miraba de reojo a Baltasar Garzón pretendiendo seguir sus pasos pero buscando al mismo tiempo distanciarse de él. Un juez que proclamaba y criticaba el excesivo protagonismo de Garzón, buscando incluso el coqueteo con sus adversarios, pero que en realidad deseaba ese mismo protagonismo. El juez, Javier Gómez Bermúdez se ha convertido en el más digno sucesor de Baltasar Garzón. De familia de juristas por los cuatro costados, Javier Gómez Bermúdez es el segundo de cinco hermanos.

La saga comienza con su abuelo materno. Fue magistrado en el Tribunal Popular de Málaga durante la II República, pero tras la toma de la capital por las tropas nacionales sufrió la represión franquista, que le llevó a pasar seis años en la cárcel. El padre de Javier ha dedicado más de 50 años a la abogacía, al igual que dos de sus tíos. Tradición en el Derecho, y fama de jurista preciso que comenzó a cambiar a su llegada a la Audiencia Nacional, en 1999, después de desempeñar su labor en Málaga y Almería. En menos de cuatro años, fue nombrado Presidente de la Sala de lo Penal, cargo que deseaba desde siempre, desde que llegó a la Audiencia, pero que no estuvo exento de polémica. Su designación por parte del CGPJ fue revocada por el Tribunal Supremo, y otro juez, José Ricardo de Prada, lo ha impugnado reiteradamente, estela que siguió también otro aspirante al cargo antes de ser retirado y obligado al ostracismo, el propio magistrado Baltasar Garzón.

De juez justiciero a juez politizado

Su última decisión de revocar el procesamiento de los policías implicados en el caso Faisán ha estado impregnada de la peor acusación que se le puede hacer a un juez: parcial y politizado. Decidió convocar a todo el Pleno de jueces de la Audiencia Nacional para decidir sobre un asunto que continúa en instrucción. Algo fuera de lo normal. "Absolutamente inusual", según comentaba alguno magistrados de la Audiencia. Sólo en casos muy excepcionales de complejidad jurídica se ha convocado el Pleno para decidir sobre una cuestión limitada a instrucción, o a los jueces de sala adscritos a ese juzgado. Curiosamente la razón que esgrimió era la de la "complejidad jurídica" del tipo penal. De si estábamos ante un delito de colaboración con banda armada, tal y como argumentaba el instructor, o de revelación de secretos. Pero paradójicamente, terminó el Pleno, y nos dijeron que ese cuestión no la habían tratado y que no entraron en el fondo del asunto. Pero la misión estaba cumplida. Es lo que ocurrió, según muchos cuando le tocó presidir el Tribunal que juzgó a los procesados del 11M. Su carisma creció y creció durante los cuatro meses y medio que duró la vista oral, y tal vez, eso inspiró una infundada esperanza de que la sentencia que tuvo que redactar sería definitiva y a gusto de todos. Pero no fue del todo así y eso repercutió sobre la imagen de héroe justiciero que se había granjeado. Luego, no había pasado un mes de la lectura pública del fallo cuando salió a la venta un libro sobre él y el juicio, convertido en gesta en la pluma de su esposa. De nuevo el protagonismo.

Ahora en el caso FAISAN, se han reproducido tres actitudes que definen las tres aristas del "triángulo de Bermúdez": protagonismo, ambición y complacencia. El protagonismo de un juez que cada vez que la Audiencia Nacional se topa con un asunto espinoso que tiene connotaciones políticas, el juez Bermúdez intenta tomar las riendas. La ambición de aquel que desea continuar escalando en su carrera profesional. Pronto toca renovar su cargo como Presidente de la Sala de lo Penal y quizá son pocos todos los méritos que pueda acumular de cara a los vocales "progresistas", actualmente mayoritarios, del máximo y desgraciadamente politizado órgano de gobierno de los jueces. Y por último la complacencia. La complacencia, intencionada o no, con el Gobierno socialista. Algo que efectivamente se mueve en el terreno de la especulación y la opinión, pero que basta el comprobar la reacción que ha tenido el Gobierno, el Ministro del Interior, Antonio Camacho, o el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, felicitándose por la decisión y concluyendo que ha sido el punto y final al chivatazo de ETA.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
 Otros artículos de Atando Cabos
Cabezas de hormiga
El último favor de Almunia
Se acabaron las excusas
La renovación del pasado
La bisoñez de Cayo
El futuro de Rubalcaba
El espíritu de Nixon
Maleducados
Aznar y Mourinho
La disolución de ETA ni está, ni se le espera
Fracaso escolar, pero de profesores y padres
El Banco de España deja sin argumentos a la Plataforma Antidesahucios de Colau
Rajoy y el muñeco
¿Crecimiento en el 2014?
Atentado en Boston. Mucho tenemos que aprender
Escraches bolivarianos
Presunción de culpabilidad
Comunicados de ETA. Manzanas traigo
La "X" de los ERE
Doctrina contra asesinos

Otros artículos de Atando Cabos
Cabezas de hormiga
El último favor de Almunia
Se acabaron las excusas
La renovación del pasado
La bisoñez de Cayo
El futuro de Rubalcaba
El espíritu de Nixon
Maleducados
Aznar y Mourinho
La disolución de ETA ni está, ni se le espera
LO MÁS LEÍDO | Ver
1 El lado oscuro de las tarjetas negras
2 Con perdón, Mierdaset
3 Florentino Pérez, el mejor apoyo de Isabel Preysler
4 Así es la ´España para los ricos´ de Rajoy y Montoro: Las ganancias netas generadas por las SICAV a sus socios fueron de casi 2.400 millones de euros en 2013
5 Carlos Sainz Jr., aprobada su selectividad, debería recibir su regalo de fin de curso de Red Bull: un Fórmula 1
Cinco últimas ediciones Jueves 23/10/2014  |  Miércoles 22/10/2014  |  Martes 21/10/2014  |  Lunes 20/10/2014  |  Viernes 17/10/2014  |  

http://www.extraconfidencial.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |  RSS |
Offpress S.L.U. Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de extraconfidencial.com.
No está autorizada su difusión, ni citando la fuente, salvo autorización expresa. © Copyright Offpress S.L.U.