Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Qué me pongo hoy
Querer es poder
Es lo que ha debido de pensar el anticiclón, que a pesar de llevar casi un mes de otoño, 21 días de octubre y del inmine...
  Háganos su página de inicio   |   Añadir a favoritos Editor: Gregorio Fernández del Amo  
 
en
en
Año 8 - Nº Ediciones 2227. Martes, 21 de octubre de 2014
En estas fechas es muy importante conocer tanto el protocolo de esta prenda como las partes que lo forman.

Cómo y cuándo vestir un esmoquin


Conocido por los británicos como dinner jacket o black tie y por los americanos como tuxedo o tux, el esmoquin es un atuendo que denota, ante todo, elegancia, clase y saber estar y además es perfecto para ser vestido en estas fechas.
Actualizado 21 diciembre 2009  
   Imprimir  |   Enviar  |  
Jeeves

Nuevamente queremos aprovechar las fechas en las que nos encontramos para hablar del esmoquin; una prenda que se verá mucho estos días pero que no siempre se viste ni en el momento ni de la forma correcta.

Origen
Su origen se remonta a 1860, cuando la mítica sastrería británica Henry Poole & Co confeccionó una smoking jacket para el Príncipe de Gales (más tarde Eduardo VII) para que lo vistiera en fiestas informales.

En primavera de 1886, el Príncipe invitó a su casa de Sandringham al americano James Potter a cazar. Potter, antes de realizar el viaje le preguntó qué era lo más recomendable vestir en las cenas venideras y el Príncipe de Wales le aconsejó visitar Henry Poole & Co.

Cuando Potter regresó después a su casa de Nueva York, la chaqueta que adquirió en Londres se popularizó muy rápidamente en el Tuxedo Park Club (sociedad de millonarios que compartía aficiones como la caza y la pesca en el área de Tuxedo). Desde entonces se denomina a la dinner jacket británica tuxedo en Norteamérica.

La etiqueta del esmoquin
En la época Victoriana y en la Eduardina los tuxedos sólo se utilizaban para ocasiones informales. Era la época en la que frac se vestía en toda reunión de caballeros que se celebrara después de las seis de la tarde y en la cual estuviera presente una mujer.

En los años 40 y 50 se vestía el esmoquin para asistir a fiestas formales, cenas, ir al teatro etc. Su uso disminuyó en los años 60 y 70 y en los 80 resurgió recuperando parte de su esplendor en determinadas zonas geográficas y en ciertos ambientes elitistas.

Desgraciadamente, al contrario de lo que pasaba antaño, hoy no hay conocimiento alguno sobre qué prendas hay que vestir para cada ocasión y el “todo vale” acampa a sus anchas en esta sociedad del S. XXI. Es por ello, por lo que hoy en la mayoría de las ocasiones que requieren de una dinner jacket se nos comunica de antemano con la indicación black tie, black tie preferred o black tie optional.

La vestimenta de un esmoquin es recomendable en los estrenos y en el comienzo de la temporada de la ópera, en las famosas cenas de los country clubs, en las cenas en la Casa Blanca, en actos de recolección de fondos, en el Cunard o en celebraciones como la debutante ball.

El tuxedo sólo es apropiado para ocasiones de noche y no en todo tipo de eventos. Por ejemplo, vestirlo en bodas por mucho que pese a Jaime Polanco y Fiona Ferrer y a los escogidos invitados de su boda no es acertado. Todavía no he asistido a una boda donde la ceremonia sea de noche, o donde los invitados se cambien de ropa una vez que la luz solar ha desaparecido. Es por ello por lo que a la hora de ir a una boda es siempre más acertado escoger un morning coat.

Prendas que forman el esmoquin
Tanto la chaqueta sencilla como la cruzada son opciones perfectamente válidas. La chaqueta sencilla obliga a cubrir la parte alta del pantalón con un fajín o un chaleco. Se puede llevar abierta o cerrada; llevará solo un botón y estará forrado del mismo material y color que las solapas. La opción de vestirla abierta cobra especial significado si nos decantamos por el chaleco.

Las solapas pueden terminar, tanto en las chaquetas sencillas como en las cruzadas, con forma peaked lapel (terminación en punta) o shawl collar (terminación redondeada). La terminación peaked label se considera más formal al ser una derivación de su hermano mayor, el frac. La shawl collar deriva de la smoking jacket y su uso es más apropiado cuando la chaqueta es de color blanco (warm weather jacket).

No debe llevar aberturas laterales como tampoco una central. Las mangas suelen contar con cuatro botones forrados con el mismo tipo de seda que las solapas. También existe la posibilidad de que los botones no sean forrados sino lisos. De ser así se deberían dejar todos los botones del tuxedo sin forrar.

El pantalón es del mismo tejido que la chaqueta y siempre llevará raya. Nunca se ve la terminación superior del pantalón al ser la cintura cubierta o con el cummerbund o con el chaleco. Deberán estar preparados para llevar tirantes.

Ni que decir tiene que en este atuendo, respondiendo a su grado de formalidad, no se admite la vuelta en el pantalón.

El chaleco y el fajín tienen la misión de proporcionar al atuendo final la mayor proporcionalidad lineal. Usando cualquiera de estas dos prendas no hay un salto brusco entre el pantalón y la camisa. Hasta los años 30, el chaleco era la prenda a vestir con el esmoquin; más tarde el fajín apareció para ser usado en los tuxedos con chaqueta blanca (warm-weather evenings). Es a partir de los años 50 donde el fajín es totalmente aceptado hasta con las dinner jacket negras.

Hoy en día la elección del chaleco o el fajín es totalmente personal, aunque el chaleco, para mi gusto, sigue siendo de mayor belleza y exquisitez.

La camisa más purista llevará el cuello tipo wing, puños dobles y un frontal donde aparezcan una especie de pliegos (pleats). Esto ha sido así desde los años 40 y sirve para diferenciarlas de las camisas estándar.

Otra opción son las camisas con piqué (camisas marcella). Nos decantemos por una u otra opción debemos recordar que tanto el piqué como los pleats deben sólo llegar hasta la cadera y no deberán extenderse más allá del límite marcado por los pantalones.

Si bien la gran mayoría de las camisas de esmoquin suelen contar con botones tipo mother of pearl, si podemos no debemos dejar de personalizar nuestra camisa con botones y gemelos de oro y ónice.

La pajarita (bow tie) es sencillamente obligatoria. Desgraciadamente el mal gusto hace que cada día se vea más el uso de la corbata con esmoquin. Esto es de todo punto inadmisible; por mucho que se empeñen en mostrárnoslo en las galas de los Oscar los actores del momento.

Las prendas clásicas, morning coat, black/white tie etc. están definidas desde hace muchísimo tiempo y no las debemos prostituir. Por mucho que se empeñe Tom Ford en re-editar prendas clásicas, éstas hay que dejarlas como siempre han sido y buscar la innovación en otros campos.

Debemos alejarnos de las pajaritas “one-size-fits-all bow” y aprender a hacernos el nudo de la pajarita como nos hacemos el de la corbata.

Los zapatos del esmoquin serán las “opera pumps”. Estos han cambiado muy poco desde el S. XVIII y son los indicados para este atuendo. El lazo de los zapatos será de gorgorán y de seda. Otra opción son unos zapatos oxford tipo balmoral charol.

Deberemos huir de las zapatillas denominadas coloquialmente como slippers. Por más que quieran los guapos oficiales de este país convencernos de lo contrario, las slippers son perfectas para descansar en casa pero no para salir con ellas a la calle.

Los calcetines deben ser de seda negros y debemos dejar las innovaciones para un mejor momento.

Los tirantes son obligatorios con el esmoquin. Más allá de su función estética, éstos son necesarios si queremos mantener el pantalón en su sitio sin dejar en ningún momento que éste asome por debajo del chaleco o del fajín.

Antiguamente no estaba bien visto llevar reloj alguno con la black tie ya que las ocasiones en las que se utilizaba eran puramente lúdicas y no había necesidad de ver la hora. De llevar reloj nada mejor que escoger un reloj de bolsillo.

El pocket square debe ser de lino blanco y lo debemos vestir en su forma más conservadora (la parte del pañuelo que sobresalga del bolsillo debe quedar paralelo a éste).

Una discreta flor es siempre bienvenida en el ojal de la chaqueta. De vestir sombrero éste deberá ser modelo Homburg. Si llevamos guantes deberán ser de piel grises…..todos estos grandes detalles nos darán la respuesta a si hemos elegido correctamente el esmoquin que vestiremos en algún momento durante estas entrañables fechas.

Jeeves

elmayordomo@extraconfidencial.com

Fotos: www.elaristocrata.com

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
 Otros artículos de El Mayordomo
Los bolsos iconos de la moda (segunda parte)
Los bolsos imprescindibles que todas querrían (primera parte)
¿Viste bien nuestro Presidente del Gobierno?
8 consejos para alargar la vida de tus corbatas
10 Ideas para regalar en el Día del Padre
Y hablando de buenos zapatos…
Cómo vestir cuando se alcanzan los 30
El Traje Diplomático: el atuendo de los negocios por excelencia
Cómo combinar correctamente los diseños de las diferentes prendas
Tendencias: Los Acolchados o Plumas
Cómo combinar el pañuelo de bolsillo
La Sastrería Napolitana; el bespoke más actual
Los otros 5 Mandamientos del Caballero
Los 10 Mandamientos del Caballero
El Ritual de la Limpieza del Calzado
Los pantalones de sport más estilosos
Las 1.001 utilidades de la chaqueta Americana
El traje más bello: el Cruzado
7 reglas que romper al vestir de traje
Marie Claire entrega sus premios de moda

Otros artículos de El Mayordomo
Los bolsos iconos de la moda (segunda parte)
Los bolsos imprescindibles que todas querrían (primera parte)
¿Viste bien nuestro Presidente del Gobierno?
8 consejos para alargar la vida de tus corbatas
10 Ideas para regalar en el Día del Padre
Y hablando de buenos zapatos…
Cómo vestir cuando se alcanzan los 30
El Traje Diplomático: el atuendo de los negocios por excelencia
Cómo combinar correctamente los diseños de las diferentes prendas
Tendencias: Los Acolchados o Plumas
LO MÁS LEÍDO | Ver
1 De Guindos y el Banco de España investigan las operaciones de Cajasol con el Grupo Inmobiliario Ferrocarril y su relación con el presidente de dicha Fundación, Antonio Pulido
2 El lado oscuro de las tarjetas negras
3 El Colegio de Registradores insiste en su confusión público-privada: su empresa inmobiliaria (IICRE S.L.), amplió capital en 2009 para generar beneficios a sus miembros a través del alquiler de sus sedes
4 Novedades, tendencias y soluciones TIC para "Enseñar en un mundo digital" en SIMO Educación 2014
5 Súmate al rosa
Cinco últimas ediciones Lunes 20/10/2014  |  Viernes 17/10/2014  |  Jueves 16/10/2014  |  Miércoles 15/10/2014  |  Martes 14/10/2014  |  

http://www.extraconfidencial.com | Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Quiénes somos | Contactar |  RSS |
Offpress S.L.U. Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de extraconfidencial.com.
No está autorizada su difusión, ni citando la fuente, salvo autorización expresa. © Copyright Offpress S.L.U.